Hipotecas con SWAP

¿Te engañaron al ofrecerte un swap o contrato de permuta financiera con el pretexto de cubrir un préstamo frente al alza de los tipos de interés?

Un SWAP es un contrato de permuta financiera, según el cual se intercambian prestaciones –en este caso– entre la entidad bancaria y el cliente. En concreto, y centrándonos en los swaps hipotecarios o también conocidos como clips, lo que el cliente intercambia –aunque esto puede variar según el contrato– es un tipo de interés variable por un tipo fijo.

En teoría, el cliente se cubre ante las fluctuaciones del tipo de interés al alza, de manera que contratando el swap;

  • Si los tipos de interés suben por encima del límite pactado en el swap, la entidad bancaria se hace cargo del exceso.
  • Si los tipos bajan del límite pactado en el swap, el cliente abona la diferencia.

El swap tiene como utilidad proteger al cliente de la variación de los tipos.  Sin embargo, acabó beneficiando a los bancos, en muchas ocasiones, de manera injusta.

Pongamos como ejemplo que el cliente ha contratado una hipoteca con un interés variable de EURIBOR + 2 %. El tipo de interés que abonará va a depender siempre del índice de referencia –en este caso el EURIBOR–, por lo que, en ocasiones, podría elevarse demasiado.

De este modo, la entidad bancaria le ofrece contratar un swap, en el cual el prestatario paga un interés fijo durante la vida de su préstamo y la entidad bancaria abona el exceso cuando el EURIBOR sube o el cliente paga de más cuando el EURIBOR se desploma.

En nuestro caso, se comercializó un swap con un interés fijo del 5 %. Así, abonará un 5 % de intereses durante toda la vida del préstamo.

Todo va bien, mientras el EURIBOR sea 3,1% –o superior– porque el prestatario tendría que abonar un 5,1 % de intereses –o, en su caso, un 6% o un 7%– pero siempre abonará un 5%.

Por el contrario, si, como es el caso, el EURIBOR se desploma –en la actualidad se encuentra por debajo del 0,50%–, el cliente se encontraría pagando un 5% cuando en realidad su préstamo solo devenga un 2,5% de interés, es decir, estaría abonando el doble de intereses de los que realmente debería abonar.

Reclama el SWAP de tu hipoteca